Diagnóstico y tratamiento de acné

El acné es un trastorno de los folículos pilosebáceos que se encuentran sobretodo a nivel de la cara, espalda, pecho y hombros. Es una enfermedad de la piel que afecta sobretodo a adolescentes y puede deteriorar la autoestima en los que la sufren e incluso alterar las relaciones interpersonales, hasta el punto de causar alteraciones psicológicas graves y permanentes. Además las lesiones de acné pueden dejar cicatrices duraderas por lo que es importante realizar un tratamiento oportuno y apropiado.

Aunque es una enfermedad que afecta sobretodo a pacientes adolescentes (acné juvenil) en ocasiones puede extenderse hasta los 30-40 años e inclusive puede afectar a adultos mayores o a infantes. La causa exacta del acné no se conoce hasta el momento, sin embargo, se sabe que existen trastornos de diversa naturaleza como alteraciones hormonales que ocasionan aumento del tamaño y de la secreción de las glándulas sebáceas, taponamiento de los poros y aumento del número de bacterias como el Cutibacterium acnes.

El tratamiento del acné siempre dependerá de las características de cada paciente.

La medicación a prescribir será en base al tipo de acné, a su severidad y a la edad del paciente. Por lo general iniciamos con tratamientos no agresivos como cremas y antibióticos. Los retinoides orales se reservan para cuadros graves o que no respondan a tratamientos convencionales. Además los pacientes deben seguir unas medidas de cuidado como lavado del rostro con jabones suaves, evitar el uso de cosméticos comedogénicos y no manipular las lesiones ya que pueden empeorar el acné.